HTML5 Gallery by WOWSlider.com v4.9
Si nos deseas ampliar la información sobre alguna foto, o algo relacionado con ella, pulsa aquí, no olvides hacer referencia al número de la foto en cuestión.

EL POPULAR


El 18 de septiembre de 1918 nacía en Cabra El Popular, con el subtítulo de Semanario independiente, verdadero defensor de los intereses de Cabra y su Distrito.. En los primeros años se inclinó preferentemente por los asuntos políticos, en concreto, defendiendo los intereses del Marqués de Cabra, jefe local de los liberales. En esta etapa, el director, Antonio Perís Garrido, fue casi único redactor.

  En 1922 se hizo cargo de El Popular, Manuel Mejias Rueda desvinculándose paulatinamente del partido liberal y de los asuntos políticos, centrándose en los asuntos locales (fiestas, ecos de sociedad, etc) a la vez que daba cabida a colaboraciones de un grupo de jóvenes con inquietudes literarias (Tomás Luque. M. Fernández Lasso de la Vega. Pedro Iglesias. Pedro Garfias). En 1929 el subtítulo de cabecera quedó como Semanario independiente, pasándose del tamaño tabloide al de folio, aunque se aumentaron las páginas de dos a cuatro.

 Durante la dictadura de Primo de Rivera, las noticias y comentarios políticos giraban en torno a directrices oficiales, advirtiéndose siempre "este número ha sido visado por la censura". Hasta se llegó a imprimir en unos comentarios sobre el Carnaval un párrafo en negro, por indicación de la censura oficial.

 En septiembre de 1.930, decía un editorial al levantarse la censura del Gobierno Berenguer; "El Popular no es un semanario político, pero ama la libertad". Desde ahora se acentuan los temas políticos, principalmente por la pluma de Enrique Cabello Vannerau redactor jefe desde 1922. El periódico se mueve dentro de unas coordenadas conservadoras, aunque en ocasiones trata de asuntos propios de la izquierda de entonces, por ejemplo se hablaba del hambre que azotaba a las capas populares, o se censuraban los latifundios. "Latifundios que tocan a su fin, porque la hora del mañana se vislumbra con respladores áureos, por que el hombre no es su dueño, sino su administrador, porque hay hombre sin tierras y tierras sin hombres y ha de venir el necesario equilibrio, la armonía y la unión que es la paz de los pueblos".

 Con la llegada de la II República, El Popular, de la mano de Enrique Cabello, aceptó de buen grado al nuevo régimen, en contraste con el decano de la prensa egabrense. (La Opinión mantuvo una actitud respetuosa con la República, aunque distante). Ambas publicaciones se ensalzaron en agrias disputas. Decía La Opinión: "Sabido es que El Popular nació al calor de un partido político monárquico, el marquesita, después siguió prestando su apoyo a los diferentes partidos monárquicos que ocuparon el poder, y no recordamos que haya hecho campañas en defensa de ningún partido republicano, ni aun en vísperas de las últimas elecciones celebradas por los monárquicos. La Republica triunfa, y ¡oh prodigio de acrobacia! El Popular publica un cálido artículo de fondo en el que, por primera vez, nos habla del desvencijado carro de la monarquía, de los Sanchos (¿?) del régimen caído de la justicia prostituida, etc, etc". El popular se defendía llamando a sus colegas "pelotilleros".

 También mantuvo una sonada polémica con el republicano Egabro (Ver el Paseo nº 4).

 El 18 de julio de 1936, El Popular, como todas las publicaciones franquistas, se plegó fielmente a las consignas de la propaganda oficial, hasta llego a ser más falangista que "La Opinión".

El 24 de diciembre de 1.963 moría M.Magias Rueda, alma del periódico casi desde los inicios. (De joven había colaborado con Apolo, La Voz del Pueblo, la Opinión, y las publicaciones lucentinas El Eco y La Voz del Valle). Popularizó el seudónimo el Duende Azul con el que trató multitud de temas.

  El periódico prosiguió su andadura bajo la dirección de José Luis Mejías Jiménez, hijo del anterior director y propietario, haciendo frente la familia Mejias al déficit crónico de la publicación. Los contenidos informativos y las colaboraciones habituales paulatinamente fueron decayendo. Desde finales de 1968 se dejó de publicar algunas semanas, interrumpiéndose en mayo del año siguiente. En esta etapa fueron redactores del semanario, Luis Cabello Vannerou, Antonio Moreno Hurtado, y Jose A. Sáenz-López.

  En diciembre de 1.969 volvió a la cita con los suscriptores intentándose revitalizar los contenidos, dándose preferencia a las noticias y actividades de la entonces prestigiosa Radio Atalaya, y entrando como redactores Francisco Carmona Roldán, Adolfo Molina Guarddón y Juan Moreno Rosa. Se mejoró el papel y la impresión, se ampliaron las páginas, se prodigan las fotos y se iniciaron nuevas secciones de reportajes, deportes y música pop. Más pronto volvió a decaer esta vieja cabecera de la prensa local. En septiembre de 1.972 se publicó el número 2.622, el último.


(Texto de José María Garrido Ortega publicado en la carpeta que se editó con motivo de la Exposición sobre Prensa Histórica de Cabra, en el 75 aniversario de la Biblioteca Municipal Juan Soca de Cabra).


foto de  la sociedad egabrense de  Cabra de Córdoba La prensa de Cabra a través de la historia por José María Garrido Ortega Recopilación de fotos y artículos de «El popular». Prensa de Cabra de Córdoba Recopilación de fotos y artículos de «El popular». Prensa de Cabra de Córdoba
Recopilación de fotos y artículos de «El popular». Prensa de Cabra de Córdoba La prensa de Cabra a través de la historia por José María Garrido Ortega La prensa de Cabra a través de la historia por José María Garrido Ortega Recopilación de fotos y artículos de «El popular». Prensa de Cabra de Córdoba
Recopilación de fotos y artículos de «El popular». Prensa de Cabra de Córdoba Recopilación de fotos y artículos de «El popular». Prensa de Cabra de Córdoba Recopilación de fotos y artículos de «El popular». Prensa de Cabra de Córdoba Recopilación de fotos y artículos de «El popular». Prensa de Cabra de Córdoba
Recopilación de fotos y artículos de «El popular». Prensa de Cabra de Córdoba