HTML5 Gallery by WOWSlider.com v4.9
Si nos deseas ampliar la información sobre alguna foto, o algo relacionado con ella, pulsa aquí, no olvides hacer referencia al número de la foto en cuestión.

La última morada


Puerta principal del cementerio de Cabra foto de V.

Durante la Edad Media el cementerio egabrense estaba situado en poblado y lindero con la parroquia de la Asunción y Ángeles en el barrio de la Villa. Sus exiguas dimensiones, claramente insuficientes para la gran demanda de tumbas en tiempos de las grandes mortandades sufridas por la población, con las terribles epidemias que sufrió a lo largo del tiempo y su estado de insalubridad, hizo que las autoridades civiles y eclesiásticas se propusieron buscar un lugar idóneo para la construcción de un nuevo cementerio (Ver descripción de P. Madoz). Hubo distintas propuestas, unos proponían que se edificase en la ermita de San Cristobal, otros en el camino de Aguilar y otros en la haza del Mojardín. Todos fueron descartados por la distancia o por el mal camino de acceso, por lo que se determinó, parece ser por unanimidad, que se instalase el cementerio de los «corralones de la Villa Vieja» a cuyo efecto se compraron cinco cuartillas y media de tierra por un total de cuatro mil reales de vellón. El 20 de junio de 1835 comenzaron las obras dirigidas por Raimundo del Moral maestro de arquitectura y alarife municipal y parece ser que el coste total de la obra fue de cuatro mil trecientos cincuenta y seis reales de vellón. La conclusión y bendición de la obra tuvo lugar el 23 de julio 1835.

 Como con estas obras no se solucionaron los problemas de salubridad, masificación y situación del cementerio, sino que se agravaron debido al aumento de la población, medio siglo después, en el año 1884 el Ayuntamiento egabrense creó una comisión, en la que participaron varios concejales, el coronel de Ingenieros don Juan Álvarez de Sotomayor y el ayudante de caminos don José Redondo Marques, esta comisión debería buscar el lugar idóneo para la construcción de un nuevo cementerio.

  Se barajaron varias posible ubicaciones, en un principio se optó por una haza situada entre el «Prado de los Caballos» y «los silos» con tres hectáreas y media, pero se descartó por ser un terreno muy húmedo. Optándose definitivamente por una haza en el camino de Rute con una extensión de cuatro fanegas, un celemín y tres cuartillos.

  El acuerdo de construcción del cementerio fue recurrido por las autoridades eclesiásticas representadas por el arcipreste egabrense, don Antonio Pérez Mora, que proponía que el nuevo camposanto se construyese con fondos de la Iglesia para que continuase siendo cementerio parroquial. Ante la negativa del Ayuntamiento el asunto fue dirimido por las Autoridades Civiles Provinciales que dieron la razón al Ayuntamiento.

 Los primeros meses de año 1902 se iniciaron las ventas de parcelas a particulares para la erección de panteones familiares. A este fin se destinaría la cuarta parte de la superficie y el precio del metro cuadrado se fijaba en treinta pesetas, si bien para todos aquellos que formalizasen la compra antes del 21 de julio se le haría un sustantivo descuento del cincuenta por ciento.

  Las obras de construcción del actual cementerio comenzarían el 1 de agosto de 1902 y quedaría inaugurado el 1 de julio de 1903 con el nombre de Cementerio Municipal de san José siendo alcalde de la ciudad Miguel del Mármol Cruz.

 El cementerio actual es un recinto prácticamente cuadrangular de 150 metros de lado y una extensión de unos 23.500 m2. Su acceso principal está situado en la parte central de la tapia que discurre paralela a la carreta de Rute, y de ella arranca la avenida principal a cuyos márgenes se sitúan los panteones y sepulturas de personajes y familias relevantes social y económicamente, distribuyéndose el resto de sepulturas en los clásicos bloques de nichos adosados a los muros del recinto o en calles paralelas, al final de la tapia derecha se encuentra el osario común en una especia de anexo al recinto, separado a través de un portón.

  Entre los enterramiento más destacados tenemos:el mausoleo de Martín Belda que se trasladó desde el antiguo cementerio de la Villa y sea posiblemente el más antiguo de todo el camposanto; el magnífico panteón realizado por el gran escultor cordobés Mateo Inurria dedicado a Ricardo Ortiz Villalón, fallecido en 1907 e hijo de un conocido marmolista de nuestro pueblo, que puede tratarse de la mejor escultura que podemos apreciar en el cementerio siendo realizada en 1808; el mausoleo de la vizcondesa de Termens, obra de Mariano Benllure, seguramente el panteón de mayor calidad artística del recinto; y el panteón historicista de la familia Pallarés Delsors, de estilo neogótico o neorromántico siendo el único de Cabra en el que se ha utilizado caliza roja de la Sierra.

  El cementerio municipal San José cuenta desde 2010 con una serie de nuevos servicios entre los que se encuentran el horno crematorio, el columbario y una rosaleda ajardinada para depositar las cenizas.

Miguel Mellado Moreno
Cabra en el Recuerdo  






Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra. Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.
Fotos del cementerio, camposanto de Cabra.